lunes, 14 de noviembre de 2016

EL HOMBRE DEL AÑO
POR MANUEL ALCÁNTARA
Diario SUR, Málaga 14/11/2016

Mientras se saca pecho se puede ocultar la cara, pero siempre quedan testigos empeñados en presentarnos las cosas tal como fueron. A Donald  Trump, que es el hombre más poderoso del mundo le están creciendo los biógrafos en el circo mundial, cosa que es peor que si le aumentaran de tamaño sus enemigos en la gran carpa del mundo. Su pavorosa fortuna empezó cobrando alquileres morosos, dicen, pero hay calumnias que no son exactamente ciertas. Trump no se ha hecho a sí mismo, porque si hubiera estado en su mano se habría hecho mejor, pero todo se inició cuando su abuelo, que era un inmigrante alemán, le legó a su padre una fortunita y este le hizo a él un préstamo de un millón de dólares de aquella época. Sabía lo que hacía pero ignoraba lo que iba a hacer el joven Trump. Bendita la rama que al árbol sale, pero maldita la gracia que nos puede hacer que un hombre así presida la primera potencia del mundo.
      Su ascenso ha convertido a todos los mandamases del mundo en gerifaltes de antaño, hasta el punto de que se habla de la era Trump. Algo distinto nos espera a todos incluso a los que no tenemos nada que esperar, más que el billete de vuelta. Únicamente nos queda la curiosidad y una incierta esperanza en que el mundo ni siquiera puede hundirse por el peso de los imbéciles más listos y más avariciosos. Mientras París conmemora los atentados de hace un año, cuando lo sala Bataclan era una fiesta. La gente quiere volver a la normalidad, pero lo normal es la alteración. Los científicos aseguran que la luna que hemos visto esta noche será la más grande de nuestras vidas y la más luminosa en 70 años. Ojalá nos traiga fortuna. Los poetas siempre ha dicho que está pálida, no porque haga vida de noche, sino porque está habituada a oír sus cánticos desde distintas latitudes. La verdad es que la luna es apátrida, como el dinero de esos patriotas que se lo llevan siempre que viajan. Creen que es plata todo lo que reluce, `hasta el oro cano`. Y llevan razón.
Copiado por Victoriano Orts Cobos.

Málaga 14 /11/2016.   

sábado, 29 de octubre de 2016

COMENDADOR ALCÁNTARA
POR ANTONIO SOLER
Diario SUR, MÁLAGA 27/10/2016

Desechó el techo seguro de las oscuras oficinas de la posguerra.

En una ocasión, Rafael Azcona me dijo que se había hecho escritor porque no quería trabajar. Lo dijo, claro, con ironía. Quien ha sido el mejor guionista de la historia del cine español trabajó a destajo mucho más allá de donde la administración y la prudencia señalan que está la edad de la jubilación. Quizá porque el júbilo de Azcona era sentarse ante el teclado de un ordenador y porque escribir no era exactamente trabajar. Trabajar era ser operario de Renfe, amanuense en una mutua de seguros. Escribir era otra cosa. Huir de  la mediocridad, explorar, tratar de ver lo que había al otro lado del espejo. Hijo de la misma generación, de esa España del gasógeno y del racionamiento, niño de la guerra, Manuel Alcántara tampoco quiso trabajar. Y ahí está. 88 para 89, cumpliendo el reglamento siete días a la semana, 362 días al año. 
Realmente lo que hace Alcántara es saltarse el reglamento. Porque el reglamento lo habría situado hace unos lustros en un campo de petanca comentando con sus compañeros el dulce rodar de las bolas y poco después  ante el tapete agujereado por la ceniza  y la resignación de un hogar del pensionista, viendo cómo los naipes pasaban delante de sus ojos con la misma melancolía que si fueran estampas del pasado o retratos de amigos muertos. Pero no. Alcántara resuelve el asunto situándose cada día detrás de ese incruento nido de ametralladoras que es su Olivetti, solventando un artículo limpio, ágil, un artículo que a los jóvenes les  suele salir reumático, con achaques de adjetivos y padecimientos sintácticos, pero que a él le brota como una rutina fulgurante y aparentemente fácil. Un reflejo del milagro de la vida, ese portento que resurge cada día y que a los despistados –por lo cotidiano- les parece normal.
Ahora, además, a Manuel Alcántara le dan la Orden de Alfonso X el Sabio, con la categoría de Encomienda. Supone uno que eso quiere decir que a partir de ahora Alcántara es comendador. Aunque más bien, lo que el escritor va a hacer es seguir su antigua encomienda, esa que se hizo a sí mismo hace unas cuantas décadas, cuando, renunciando a lo reglamentado, desechó el techo seguro de las oscuras oficinas de la posguerra y se aventuró por esa selva de la bohemia que entonces eran la escritura y las redacciones de los periódicos. Inició una carrera de fondo que incluía nocturnos puestos de  avituallamiento, dopaje de dry martinis, conciliábulos de amigos, infinitas horas de lectura, largas miradas al Mediterráneo descifrando el mensaje homérico de las olas y la conversión del rudimento del boxeo en género literario. Y ahí está, aquí está el comendador encomendado, cumpliendo cada día con el compromiso de los elegidos. Leer, escribir, vivir. A su alrededor, como pétalos volados por un vendaval loco, flotan quince o veinte mil cuartillas de letra apretada. Las hojas de una biografía ahora tan emparentadas con Alfonso X el Sabio como siempre lo estuvieron con sus lectores, con sus adictos.


Copiado por Victoriano Orts Cobos el día 29 de octubre de 2016.  

miércoles, 19 de octubre de 2016

ARTE DE ELEGIR

MANUEL ALCÁNTARA
ARTE DE ELEGIR
Diario SUR, MÁLAGA, 19/10/2016.
   Los poetas populares, que en el fondo de sus sondeables almas eran todos románticos rezagados, decían que es hermoso dudar entre dos caminos y  escoger el doloroso. Ahora esa duda está resuelta, ya que todos desean la investidura de Rajoy y propugnan la abstención para presionar a los barones dudosos. La suerte, con sus dos caras, la buena y la mala, siempre cae del mismo lado. El azar, que gobierna el mundo, está muy restringido: solo hay dos senderos para recorrerlos, que son la abstención y las elecciones y parece que la que provoca más pánico es la segunda. Incluso Susana Díaz, esa Agustina de Andalucía de segunda división, está apuntalando la investidura de Rajoy frente a los críticos supervivientes. Desea que no digan ni pío a los llamados críticos. Al buen silencio le estamos llamando cobardía, pero los que tememos que todo vaya a peor nos conformamos que se instale en lo malo.
  Se acabaron los disidentes que iban por el monte solos, pero eso no puede hacernos olvidar que el Gobierno acabe de admitir ante Bruselas que solo hay hucha de pensiones para un año. A la que teníamos se le ha visto el culo, que era de lata. ¿Qué va a ser de nuestros viejos, entre los cuales me encuentro? Me he ganado el puesto a fuerza de años y desengaños y puedo decir,  como mi electo tío carnal, Manuel Machado, que desde que empezó mi vida no he hecho más que perder, aunque sea algo injusto porque aún no he perdido la esperanza. Shakespeare la llamó engañosa, por no calificarla de embustera. Los políticos siguen jugando con ella porque saben que se le puede hacer trampas y además anda muy mal de memoria. Ahí tenemos a la federación andaluza  del PSOE, que es la más importante del descuartizado partido, empujando la balanza a favor de la abstención. La prioridad es la que es, nos dicen. Y las demás prioridades que esperen. Hay que abstenerse y no molestar a los tarugos que se presentan a gobernar con un partido cada vez más partido.

Copiado por Victoriano Orts Cobos.

Málaga 19 de octubre de 2016.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

EL HEREDERO, POR MANUEL ALCÁNTARA

MANUEL ALCÁNTARA
EL HEREDERO
Diario SUR, MÁLAGA, 27/09/2016.
   La España provincial, que es la menos cateta, ha vuelto a decirle que no a Pedro Sánchez, que lleva tres elecciones perdidas en nueve meses, pero no se conforma con esa plusmarca  ¿Será verdad que se ha votado estabilidad en estos momentos espasmódicos?  El éxito de Feijóo en Galicia y País Vasco serían suficientes para hacerle sospechar a Sánchez que su hora no ha llegado y a Rajoy que su reloj atrasa. El PP ha encontrado un líder sereno y sin manchas en la solapa. Ni chirría ni le tiembla el pulso. Tampoco abusa del perdedor nato, el irresponsable líder del PSOE, que lleva algún tiempo intentando cargarse su partido, que sigue siendo necesario, aunque lo más urgente es que cambie de líder antes de que lo echen los suyos, que ya sospechan que no es de los nuestros. La pasada noche electoral del 25-S mueve las cosas, pero solo hasta cierto punto, porque un traqueteo mayor puede marearnos a todos. Nos dejó dicho Ibsen que la barca del mundo se hundiría por el peso de los imbéciles, pero sigue zozobrando a pesar de tantos bandazos. Que nadie nos quite la esperanza de que todo es mejorable, porque el que aguarda sabe que la victoria es suya aunque no la vea.
   La mitad de los españoles tendría que dedicar más de un año de su renta para pagar la deuda pública. Digo tendría, porque es temerario hacer cálculos para el año que viene, ya que no se sabe si vendrá y lo veremos venir cuando nos haya dado la espalda. Nada menos que Shakespeare llamó a la esperanza “engañosa”, por no llamarla embustera, y eso que no conoció a las `tarjetas black`. Cuando aparece un persona decente en el horizonte político,  sea del partido que sea, siempre hay motivos de júbilo, aunque gobernar sea siempre un sinónimo de corromperse o de tolerar la corrupción. Hay que desearle suerte al heredero de Rajoy, sobre todo si renuncia a parte de su herencia. Está en primera línea de salida y una vez más, para no perder el norte, hay que atender a lo que ocurre en el Norte de España, aunque algunos vivamos aquí abajo, viéndolas venir y viéndolas irse después de tomar el sol, que sigue saliendo para todos.  
**********
Copiado por Victoriano Orts Cobos
Málaga 28 de septiembre de 2016.

jueves, 15 de septiembre de 2016

DIARIO SUR, MATAR, POR ANTONIO SOLER

DIARIO SUR
Jueves 15 de septiembre de 2016, página de
OPINIÓN
EL EXTRANJERO
Matar
ANTONIO SOLER
Nos declaramos superiores al resto de los seres vivientes del planeta, y
los utilizamos para nuestra supervivencia

El toro de la Vega, desleído en el Toro de la Peña, se ha celebrado con la prevista trifulca entre animalistas y tradicionalistas. Había banderas españolas, vestimentas alternativas, lanzas domésticas, guardias civiles a caballo y todo el colorismo carpetovetónico que pueden aglutinar un pueblo como Tordesillas y una sociedad algo desflecada como la nuestra. El Toro de la Vega se convirtió en la cuña de los animalistas e incluso algunos políticos que no se atreven a manifestarse contra la fiesta de los toros si lo hicieron contra esa salvajada vallisoletana. Los que portaban banderas patrióticas tratando de unir la cerrazón al emblema constitucional e invocar una vez más la caverna al lado del espíritu nacional apelaban, como es sabido, a la tradición. Su rudimentario argumento se ampara en lo longevo de la brutalidad. Más de cinco siglos de perseguir y alancear toros hasta la muerte. Atendiendo a esa tesis también deberíamos respetar, preservar y declarar reserva cultural la ablación femenina en África o recordar que por los años en que ese Toro de la Vega alcanzaba su esplendor la Inquisición quemaba gente en las plazas públicas. Sencillamente, el único aval que ampara a los defensores de esos festejos enjuagados en sangre es el hecho de haberse mantenido a lo largo del tiempo contra viento, marea y civilización.

Durante la refriega que se produjo antes de soltar al toro “Pelado”, algunos de los protodefensores entregaron un saco de ratones blancos a los animalistas. Les recordaban que a esos animales también se les mata en los laboratorios después de diversos tormentos. Tampoco querían que olvidaran que una vez acabado el festejo acabarían con la vida de “Pelado” en el matadero. Los portadores de esos sacos llenos de ratones estaban manifestando con una claridad absoluta lo desquiciado de sus argumentos. El problema no es que se maten animales. El problema es que se maten por placer. La indignidad moral no deriva de la muerte de un animal sino de su festiva gratuidad y del sadismo que eso comporta. Cuando a “Pelado” lo mataran ayer o anteayer se hacía para alimentar seres humanos. Cuando se experimenta con cobayas se hace para salvar vidas de multitud de personas. No se reunió nadie para disfrutar viendo cómo electrocutaban al toro, como tampoco acude nadie a deleitarse con el sufrimiento de los ratones o monos en los laboratorios. Su sacrificio comporta un beneficio general y efectivo para la sociedad. Nos declaramos superiores al resto de los seres vivientes del planeta y los utilizamos para nuestra supervivencia. Más o menos como intentan hacer todas las especies en la medida de sus posibilidades. Esa supremacía, sin embargo, empieza a ser dudosa cuando la tortura de un animal se convierte en divertimento. Ya sea en la brutalidad directa que representaba el Toro de la Vega o en otros actos presuntamente más sutiles, como las corridas goyescas, donde la buena sociedad se reúne en torno al mismo asunto por mucho colorín, sastre y perfume que le pongan al evento.
**********
Copiado por Victoriano Orts Cobos.

Málaga 15 de septiembre de 2016     

jueves, 1 de septiembre de 2016

INDICE MUJERES POETAS

ÍNDICE MUJERES POETAS



PRÓLOGO-EPÍLOGO
CAPÍTULO
SANTA TERESA DE JESÚS
                    I            
SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ
                   II           
GERTRUDIS GÓMEZ DE AVELLANEDA
                  III          
MARÍA JOSEFA MUJÍA
                  IV          
CAROLINA CORONADO
                   V           
ROSALÍA DE CASTRO
                  VI          
SALOMÉ UREÑA DE ENRÍQUEZ
                 VII         
CONCHA ESPINA
                VIII        
JUANA BORRERO
                  IX          
DELMIRA AGOSTINI
                   X           
GABRIELA MISTRAL
                  XI          
ALFONSINA STORNI
                 XII         
JUANA DE IBARBOUROU
                XIII        
ÁNGELA FIGUERA
                XIV        
CARMEN CONDE
                 XV         
GLORIA FUERTES
                XVI        
SUSNA MARCH
               XVII       
CLARA JANÉS
              XVIII      
BLANCA ANDREU
                XIX        
PILAR DE VALDERRAMA
                 XX         
DOLORES MURIANO DOMÍNGUEZ
                XXI        
DOLORES GUTIÉRREZ FALCÓN
               XXII       
***********************









jueves, 21 de julio de 2016

PARTOS DEL FUTURO

PARTOS DEL FUTURO

-¡Corta! ¡Corta! ¿A qué esperas?
¡Corta el cordón umbilical!
-Pero... ¡Si ya está cortado!
-¡Al otro me refiero!
-Pero... ¿Qué otro?
-¡Al otro! ¡Al que hay entre la palma de la mano
del niño y el móvil que trae incorporado!
¡ Que no te enteras hombre!
¡Se nota que eres novato!
*****
Victoriano Orts Cobos.
Málaga 21 de Julio de 2016