lunes, 16 de abril de 2018

Desde Canadá hasta Soria para recoger los restos de su abuelo


Francisco Romero. /El Norte de Castilla
Francisco Romero. / EL NORTE DE CASTILLA

Los nietos de Francisco Romero, amigo de Antonio Machado, viajarán el 14 de abril a la capital numantina para homenajear a su familiar desaparecido en 1936

ISABEL G. VILLARROELSoria
La asociación soriana para la recuperación de la memoria histórica 'Recuerdo y Dignidad' ha localizado en Canadá a los cuatro nietos de Francisco Romero, uno de los siete fusilados en Cobertelada (Soria) el 25 de agosto de 1936, cuyos cuerpos fueron exhumados a finales del mes de septiembre. Romero fue un catedrático extremeño, amigo de Antonio Machado y fundador de la Universidad Popular de Segovia.
La búsqueda de los descendientes de Romero comenzó hace varios años al descubrir que el catedrático amigo de Antonio Machado podía ser una de las siete personas asesinadas y enterradas en una fosa común clandestina ubicada en esa localidad soriana. A raíz de la exhumación de la conocida como 'Fosa de los Maestros' se intensificó su búsqueda partiendo de su pueblo natal, Santa Marta de los Barros (Badajoz) donde un familiar lejano situó en Chile a los nietos, que podían haber huido a Canadá antes del golpe militar de Pinochet.
La investigación por lo tanto se trasladó a Chile, donde se exilió la familia Romero García. «Gracias a la inestimable colaboración de una integrante del grupo 'Descendientes de españoles del Winnipeg', barco fletado a iniciativa de Neruda para acoger en Chile a 2.500 refugiados españoles, conseguimos localizar la sepultura de la esposa de Francisco Romero en Santiago de Chile», explica Iván Aparicio, presidente de la asociación soriana.

A través del registro civil chileno, de acceso público, «localizamos a la hija de Francisco y a su marido. En ese momento, disponíamos ya de los nombres y apellidos de los nietos. La familia del yerno de Romero estaba emparentada con la familia de Odón de Buen (naturalista español que se destacó como fundador de la oceanografía) y gracias a ello se localizó a dos primos que nos confirmaron que los nietos vivían en Canadá y se pudo contactar con ellos por fin telefónicamente».
Aparicio, reconoce que «el primer acercamiento fue muy emocionante. La familia mostró un gran interés por su abuelo». Al igual que los miembros de la asociación soriana al comenzar la búsqueda de Romero, su familia no sabía nada de él. Desconocían que era amigo íntimo de Machado, que fue fundador de la Universidad Popular de Segovia, director de las colonias de la Institución de Libre Enseñanza, o el proyecto conjunto que estaba desarrollando con su mujer: el orfanato para hijos de profesores de la Escuela Normal.
Su madre y su abuela, «como en tantísimas familias españolas, les habían ocultado la historia de su abuelo, que desapareció de su merecido lugar en la historia de la cultura española como lo hizo su cuerpo», relata Aparicio. «Las asociaciones memorialistas no solo recuperamos los cuerpos de los desaparecidos por la dictadura militar franquista, también sus identidades».
Los nietos de Romero mostraron en aquel momento su interés por venir a España y así lo harán el próximo 14 de abril, al acto que 'Recuerdo y Dignidad' celebrará de entrega de los restos mortales de su abuelo. También han enviado una muestra de ADN para llevar a cabo las pruebas que confirmen al 100% la identificación de Francisco Romero Carrasco. Ese día, 14 de abril, se llevará a cabo el acto de homenaje y devolución a sus familias de los restos mortales de seis de las ocho personas exhumadas el fin de semana del 22 de septiembre del pasado 2017.
La cita será en el Centro Cultural Palacio de la Audiencia y el homenaje será conducido por el reconocido actor Carlos Olalla. En el caso del catedrático amigo de Machado y tras el interés que ha despertado en su localidad natal, será reinhumado en el cementerio de Santa Marta junto a su hermana y su madre. El mismo día se estrenará el documental de Lorenzo Soler '1000 lunas', sobre la exhumación de Abundio Andaluz Garrido, vicepresidente de la Diputación de Soria asesinado en Calatañazor en 1936 por falangistas acompañados por un sacerdote. El reconocido documentalista recoge la búsqueda y recuperación de los restos desde una perspectiva familiar.
***************************************************************************
Publicado en Diario SUR.
Copiado/pegado por Victoriano Orts Cobos.
Málaga 14 de abril de 2018.


)

miércoles, 11 de abril de 2018

Julio Verne, realidad y ficción

Portada y varios ejemplares del libro 'Viaje al centro de la mente' sobre un mapa. :: sur/
Portada y varios ejemplares del libro 'Viaje al centro de la mente' sobre un mapa. :: sur 

Un libro descubre la faceta más personal del gran autor francés, que publicaba por contrato tres novelas al año y se compró tres yates

ÁLVARO SOTO
La primera vez que Julio Verne subió a un globo estuvo a punto de no contarlo. Aquellos armatostes de mediados del siglo XIX bastante hacían con ascender a los cielos, pero a aquel joven aspirante a escritor poco le importaba jugarse el pellejo, así que se montó en la cesta, voló unos kilómetros y el aterrizaje lo hicieron con la barquilla al revés. No fue la mejor de las experiencias, pero a Verne no le importó: de ahí sacó el argumento para una de sus grandes novelas y ya nunca perdió la curiosidad por la ciencia y por la experimentación.
Los sueños de Julio Verne (Nantes, 1828-Amiens, 1905) están contados en sus novelas, que anticiparon, en algunos casos con extrema precisión, los adelantos científicos que llegarían después: las naves espaciales, los helicópteros, los submarinos y hasta internet. Pero mucho menos conocida es su vida, un vacío que pretende cubrir el libro 'Jules Verne. Viaje al centro de la mente' (Páginas de Espuma), que recoge los ensayos literarios y científicos y las reflexiones políticas del legendario escritor francés.
«Desde niño, Julio Verne fue un apasionado de la geografía y de los mapas, y de ahí pasó a la arqueología y los viajes. Aunque no tenía formación científica, leía todas las publicaciones de este tipo que llegaban a sus manos y, a partir de esos datos, hacía proyecciones futuras. Y muchas veces, acertaba de pleno», explica el escritor y traductor Mauro Armiño, autor del prólogo de la obra. Por ejemplo, en el tren monorraíl, al que nadie le daba futuro salvo él, y que ahora funciona en ciudades de todo el mundo.
En Nantes, ciudad portuaria en la que navegaban los buques que subían el río Loira y en la que los marineros traían las grandes ballenas que cazaban en el Atlántico, la imaginación del joven Verne se disparó. Desde su habitación, con un telescopio, pasaba los días observando los navíos. Pero, obligado por su padre, se fue a París a estudiar derecho. Allí se hizo amigo de Alejandro Dumas hijo y publicó sus primeras obras de teatro. Su suerte literaria estaba echada.
En 1965, Verne firmó con el editor Pierre-Jules Hetzel uno de los contratos literarios más importantes de la historia. El autor escribirá tres novelas al año a cambio de 750 francos mensuales. Con los años, cambiaron las condiciones y Verne escribía dos novelas a cambio de algo más de dinero. Pero el acuerdo se mantuvo en su esencia y proporcionó a escritor y editor pingües beneficios, además de enamorar a miles de lectores, que leían las aventuras extraordinarias en los periódicos de la época.
Pero más allá de los libros, Verne fue un ciudadano de su tiempo. En Amiens, la ciudad de su esposa, a la que se trasladó, se integró como un burgués de pensamiento reformista. Participa en la Sociedad Industrial, en la Sociedad de Horticultura, presidirá la Academia de las Ciencias, Literatura y Artes de la ciudad... Y con el dinero acumulado disfrutaría de una de sus grandes pasiones, los yates. Tuvo tres, con los que navegó por los mares de Francia y Reino Unido y por el Mediterráneo. Murió de diabetes y a su entierro, en Amiens, acudieron 5.000 personas.
****************************************************************************
Publicado en Diario SUR.
Copiado/pegado de Internet por Victoriano Orts Cobos.
Málaga 11 de abril de 2018.

sábado, 7 de abril de 2018

Que no viene el lobo




Una pareja de lobo ibérico, animal declarado en peligro de extinción en Andalucía. :: efe/
Una pareja de lobo ibérico, animal declarado en peligro de extinción en Andalucía. :: efe 

Podemos propone al Parlamento un plan para recuperar esta especie en Andalucía

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.
Pasto de la leyenda, el aullido del lobo ibérico hace mucho que dejó de oírse en los campos andaluces. La Junta de Andalucía incluye su estudio y recuperación en diferentes planes desde 2003 sin ningún resultado. La especie se da por prácticamente extinguida en Sierra Morena, donde se perdió la última pista en territorio andaluz de este predador temido por ganaderos y odiado por cazadores, lo que le dejó sin alimento y, con el rabo entre las piernas, buscó el norte. El último plan de la Junta, Life Lobo, iniciado el pasado año tiene como objetivo «un cambio de actitudes» para conciliar a los enemigos tradicionales. Con la misma fórmula de Life Lince y con financiación europea -1,6 millones de euros hasta 2020-, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio busca la adhesión a un pacto por el lobo con algunas compensaciones para los participantes, aunque el proyecto no contempla la recuperación en cautividad como el felino.
A la vista de los resultados frustrados, el grupo de Podemos en el Parlamento de Andalucía ha presentado ante la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara una proposición no de ley (PNL) en la que solicita que se ponga en marcha un plan de recuperación del lobo ibérico. La iniciativa, firmada por las diputadas Esperanza Gómez y Mercedes Barranco, se verá el próximo día 10 de abril y de alguna forma reaviva la defensa de una especie mítica «que impregna el imaginario, la iconografía y la cultura popular de nuestra sociedad».
La PNL admite que junto a esa imagen de leyenda existe también la percepción negativa de asaltar gallineros y correr tras las ovejas y cabras en busca de alimento. «Es necesario remarcar que los lobos no amenazan en ningún caso la viabilidad del sector ganadero o cinegético, dado que los daños son siempre limitados y puntuales, y son compensados económicamente», señalan las diputadas. Medio Ambiente pretende incluir en su Escuela de Pastores, que este próximo mayo se celebra en la Sierra Norte de Sevilla, formación sobre cómo convivir con la presencia del lobo en las zonas de pastoreo. Por si se consigue el objetivo de su regreso.
Los conflictos de intereses entre los diferentes actores «no pueden interferir en la obligación legal de las administraciones de conservar y recuperar a una especie protegida», recuerda la formación morada, que insta a la Junta a crear un comité asesor de expertos para elaborar el plan de recuperación.
Podemos recuerda el papel del lobo como especie clave de los ecosistemas. Admite, no obstante, que el mayor problema es conocer la actual población existente, si la hay, de lobos ibéricos en el territorio andaluz. La Junta hizo estudios con técnicas de muestreo y seguimiento concluyendo que hay indicios de dos grupos en Sierra Morena, entre las provincias de Sevilla, Córdoba y Jaén. Ecologistas y la comunidad científica dudan de los resultados. «Es difícil saber con certeza si realmente tenemos lobos en el territorio andaluz», admite Podemos.
La PNL reclama además a la Junta que inscriba al lobo ibérico en la categoría de 'en peligro de extinción', algo que ya se dio por hecho a petición de grupos ecologistas en 2016, pero que no parece que haya constancia de ello.
****************************************************************************
Publicado en Diario SUR.
Copiado/pegado de Internet por Victoriano Orts Cobos.
Málaga 07 de abril de 2018. 

martes, 3 de abril de 2018

Trágica senda de elefantes

Dos de los elefantes accidentados andan desorientados por la autovía. :: Belén García / efe/
Dos de los elefantes accidentados andan desorientados por la autovía. :: Belén García / efe 

Un camión que transportaba cinco paquidermos vuelca en la autovía entre Albacete y Murcia y uno de los animales muere

J. V. MUÑOZ-LACUNA
Los elefantes también suelen dormir siesta y a menudo se despiertan después de extraños sueños, como los humanos. Pero ayer vivieron una auténtica pesadilla. A las 16:03 horas, el camión en el que viajaban cinco paquidermos volcaba en la A-30 a su paso por Pozo Cañada (Albacete). Uno de los animales moría por el impacto, mientras otros tres resultaban heridos leves y un quinto con lesiones de mayor consideración. Los animales deambularon por la autovía desorientados y en medio de un paisaje desolado, sin apenas vegetación y con modernos molinos eólicos en el horizonte, cada vez más típicos en las tierras manchegas. El conductor resultó ileso, igual que los domadores, que se afanaron por tranquilizar a sus grandes mamíferos en pleno caos circulatorio.
El siniestro se registró entre los kilómetros 23 y 24 de esta autovía (en sentido Murcia), que estuvo cortada durante tres horas hasta que el camión fue apartado del asfalto y los elefantes retirados con grúas y depositados en otros vehículos. Durante ese tiempo el tráfico fue desviado por la N-301. Un imprevisto en medio de la operación retorno de la Semana Santa en la que algunas comunidades autónomas siguieron disfrutando de un lunes de Pascua festivo. Según informó la jefa provincial de Tráfico en Albacete, Cruz Hernando, el accidente se produjo cuando el camión que transportaba a los paquidermos adelantó «a un vehículo de transporte especial y al incorporarse de nuevo al carril derecho perdió el control y se salió de la vía».
Los cinco elefantes pertenecen al Circo Gottani, que acababa de representar varias funciones en La Gineta (Albacete) durante el fin de semana pasado con la premisa de dar a conocer al público una «gran manada de elefantes» con la «familia Gärtner, ganadores del Clown de Oro en Montecarlo y que son los únicos en realizar el cuádruple salto mortal a lomos de elefante». Todo ello junto a acróbatas, malabaristas, trapecistas, saltadores, acróbatas ecuestres y payasos. Unas funciones que cada día resultan más complicadas para estos profesionales del espectáculo, pues muchos municipios han prohibido la presencia de circos con animales en sus términos municipales. El Circo Gottani, que tiene su sede en la localidad madrileña de Galapagar, aunque sus orígenes hay que buscarlos en Italia a finales de los años veinte del siglo pasado, se dirigía a Hellín y a mediados de este mismo mes tenía previsto actuar en Las Pedroñeras (Cuenca) cuando se produjo el accidente.
El siniestro provocó, no obstante, la airada protesta de los colectivos en defensa de los animales. «¿Qué más tiene que pasar para prohibir los circos con animales? ¿Hasta cuándo seguirán los circos esclavizando a los animales?», se preguntaba el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) en las redes sociales. «Esperamos que tras lo sucedido se investigue al Circo Gottani. Por desgracia, una vida ha sido arrebatada y las otras cuatro seguirán siendo explotadas durante el resto de su vida», señaló, por su parte, la Fundación Alma Animal, que recordó que hay animales «privados de libertad y sometidos a malos tratos para actuar>>.
****************************************************************************
Publicado en Diario SUR.
Copiado/pegado de Internet por Victoriano Orts Cobos.
Málaga 03 de abril de 2018.

domingo, 1 de abril de 2018

La primera de la clase



La primera de la clase

Muere a los 76 años Linda Brown,que de niña se convirtió en un icono contra la segregación racial en las escuelas de Estados Unidos

JAVIER GUILLENEA
Linda Brown murió el domingo, a los 76 años, convertida en un icono de la lucha por los derechos humanos. Falleció en la capital de Kansas, Topeka, no muy lejos de la escuela donde estudió, la Monroe School, hoy transformada en monumento nacional dedicado a los derechos civiles. «Su vida nos recuerda que a veces las personas más improbables pueden tener un impacto increíble y que, al servir a nuestra comunidad, podemos realmente cambiar el mundo», dijo ayer el gobernador de Kansas, Jeff Colyer, al recordar a la niña cuya imagen personificó una batalla legal que cambió la educación en Estados Unidos.
«Recuerdo que la caminata hasta el colegio era muy larga. Cuando llegaba el invierno, las lágrimas se congelaban en mi cara, hacía mucho frío. Muchas veces tuve que dar la vuelta y volver corriendo a casa», revivía Linda Brown en una entrevista en 1985. «Mi padre -añadía- era como muchos otros padres negros en Topeka, no les preocupaba la calidad de la educación que se impartía a sus hijos, sino la distancia que tenían que recorrer para recibirla».
Esta inquietud cambió la vida de millones de niños. Linda tenía nueve años cuando a su padre se le metió en la cabeza la idea de que sus hijos no tenían por qué desplazarse al otro lado de Topeka para estudiar. No muy lejos de su casa había una escuela y el reverendo Oliver trató de inscribir en ella a la pequeña. Pero resulta que la niña era negra y en la Monroe Elementary School solo admitían a alumnos blancos, así que no pudo ser.
«Iguales pero separados»
No acabó aquí la historia. Oliver Brown se unió a un grupo de trece padres amparados por la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color, que pretendía la entonces extravagante utopía de acabar con la segregación racial en la mayoría de las escuelas públicas del sur de Estados Unidos. Era el año 1950 y en gran parte del país regía el principio de «iguales pero separados», que desde 1896 dividía a los estudiantes según su color.
El reverendo Oliver se convirtió en el principal demandante en un juicio contra la Junta de Educación de Topeka. El argumento de los denunciantes, que sostenían que la segregación racial era discriminatoria porque las escuelas para afroamericanos tenían muchas más carencias que las reservadas a los blancos, fue rechazado en primera instancia, pero aquellos padres eran tercos y siguieron adelante con su desafío legal.
El 17 de mayo de 1954, el Supremo dio la razón a los demandantes en una sentencia que desde entonces se conoce como 'Brown contra la Junta de Educación'. El tribunal determinó que separar a los niños negros de otros de edad y calificaciones similares únicamente por su raza genera un sentimiento de inferioridad en cuanto a su posición en la comunidad que puede afectar a sus corazones y mentes de un modo improbable de revertir».
Tampoco acabó aquí la historia. Pese a que, legalmente, el fallo ponía fin a la segregación en los colegios, en algunos estados las autoridades locales se negaron a cumplirlo. El mismo día en que el Supremo hizo público su veredicto, Oliver Brown intentó matricular de nuevo a su hija en la escuela Monroe y volvió a toparse con el rechazo de la Junta de Educación local. Pero la grieta ya estaba abierta. En 1955, Rosa Parks, una afroamericana de 42 años, fue detenida por negarse a ceder a un blanco su asiento en el autobús. Su caso también llegó al Supremo, que un año después abolió cualquier tipo de discriminación en los lugares públicos.
Linda siguió viviendo en Topeka. Tocaba el piano en la iglesia, colaboraba con la guardería y nunca dejó de defender el valor de la educación. «Fue una alumna normal que transformó el país», han dicho de ella tras su muerte.
Linda Brown -arriba, en un aula solo para negros- tenía 9 años cuando su padre demandó a la Junta de Educación de Topeka, capital de Kansas, por segregar racialmente a los alumnos.
Tribunal Supremo. El caso 'Brown contra la Junta de Educación' puso fin legalmente a la separación en las escuelas de EE UU según el color de la piel.
Vida. Siguió residiendo en Topeka, donde llevó una existencia normal.
****************************************************************************
Publicado en Diario SUR.
Copiado/pegado de Internet por Victoriano Orts Cobos.
Málaga 01 de abril de 2018.

miércoles, 28 de marzo de 2018

El ruso celestial




Yuri Gagarin, en la minúscula cápsula en la que fue lanzado al espacio exterior el 12 de abril de 1961. A su regreso era un héroe. / r. c.
Yuri Gagarin, en la minúscula cápsula en la que fue lanzado al espacio exterior el 12 de abril de 1961. A su regreso era un héroe. / R. C.

Hace 50 años murió Yuri Gagarin, el primer humano en orbitar alrededor de la Tierra. Nunca regresó al espacio, su mayor anhelo. «Era un instrumento político valioso y el Soviet no quería correr riesgos»

ICÍAR OCHOA DE OLANO
La vista de la Tierra desde una altitud de 300 kilómetros es muy nítida. Se distinguen perfectamente las grandes cadenas montañosas, los grandes ríos, las grandes áreas boscosas, las líneas de costa, las islas y también la sombra de las nubes proyectada sobre su superficie. El color del cielo es completamente negro y, sobre ese fondo, las estrellas parecen más brillantes y claras. Nuestro planeta tiene un hermoso aura azul claro. Desde la línea del horizonte el cielo se funde en un azul profundo; luego, azul oscuro; después, violeta y, finalmente, un negro intenso».
Yuri Gagarin describió de esta manera a la Humanidad la visión de nuestro mundo desde una perspectiva hasta entonces inédita. Lo hizo en una conferencia de prensa cuatro días después de su glorioso regreso del espacio exterior. El 12 de abril de 1961, este piloto de caza de 27 años y 157 centímetros de estatura, hijo de unos humildes campesinos de la Rusia occidental, se convirtió en el primer ser humano en cruzar la estratosfera y volver para contarlo. Para ello, se introdujo en una cápsula de 4,4 metros por apenas 2,5 para ser lanzado fuera de la atmósfera con la misión de completar una órbita alrededor de la Tierra. Su histórica expedición a bordo del 'Voltok 1' duró 108 minutos que anotaron otro hito a favor de la Unión Soviética en la disputada carrera espacial -cuatro años antes había puesto en órbita el primer satélite espacial, el 'Sputnik 1', y luego al primer ser vivo, la perrita Laika- y que cambiaban para siempre nuestra concepción del universo y nuestro lugar en él.
Durante el vuelo, pilotado desde la base soviética, Gagarin ingirió alimentos mediante unos tubos de compresión y mantuvo la comunicación con la Tierra a través de una radio de alta frecuencia y de una tecla de telégrafo. La tensión en el campo de pruebas de Tyuratam, en Kazajistán (ahora el cosmódromo de Baikonur), desde donde tuvo lugar el lanzamiento, era máxima. «Nadie sabía qué efecto tendría la ingravidez sobre él. Estaban muy preocupados por si se podría quedar desorientado o, incluso, incapacitado», contaría tiempo después Reginald Turnill, corresponsal aeroespacial de la BBC en aquellos años. Por si se perdía el control desde la Tierra, el cosmonauta recibió un sobre sellado que contenía códigos que le permitían pilotar de la nave con la ayuda de una tosca computadora de a bordo. No lo tuvo que utilizar.
Todo marchó bien hasta que, de regreso a casa, cruzó la atmósfera de vuelta a tierra y la temperatura en la cápsula se disparó hasta convertirla en una nube de fuego. Tras diez angustiosos minutos en los que Gagarin luchó para no perder el conocimiento, el módulo de descenso que le alojaba se liberó y poco después lograba salir disparado de la nave antes de que se estrellara contra el suelo, y abrir el paracaídas con el que aterrizó sano y salvo cerca del río Volga.

«Determinado y leal»

«Me gustaría volver un poco más al espacio. Me apasiona volar. Mi mayor deseo ahora es volar hacia Venus o hacia Marte», dijo en aquella conferencia ante los medios cuatro días después de su hazaña cósmica. No se lo permitieron. «Convertido en una celebridad mundial, los soviéticos le utilizaron para apaciguar el escenario mundial y tender puentes. De hecho, le mandaron de gira para reunirse con los líderes mundiales. Era un valioso instrumento de propaganda política. No querían arriesgarse a perder a su héroe en otra misión espacial peligrosa», cuenta a este periódico la escritora e ilustradora británica Vix Southgate, autora de 'The first spaceman' (El primer hombre del espacio), una biografía de Yuri Gagarin para niños.
El destino se mostró aún más implacable. El 27 de marzo de 1968, con solo 34 años, perdía la vida durante un vuelo rutinario de entrenamiento cuando su caza, un MiG-15UTI, se estrelló con él y otro militar a bordo. Las causas nunca se esclarecieron. «La historia de Gagarin está hecha de determinación, lealtad y pasión. Sigue siendo una fuente de inspiración», destaca Southgate. Las cenizas del ruso celestial descansan desde entonces en la muralla del Kremlin. En su honor, un cráter lunar y el asteroide 1772 llevan su nombre.
Veintiséis meses después de la odisea espacial de Gagarin, la rusa Valentina Tereshkova, una civil a la que le apasionaba el paracaidismo, se convertía en la primera mujer cosmonauta al ser elegida para liderar, en solitario, la misión Vostok 6. Del 16 al 19 de junio de 1963, completó 48 órbitas a la Tierra. Al igual que su camarada, nunca regresaría al espacio. A cambio, se doctoró como ingeniera espacial y ocupó diversos cargos políticos hasta llegar al comité central del Partido Comunista de la Unión Soviética. 'Starwoman' acaba de cumplir 81 años.
****************************************************************************
Publicado en Diario LAS PROVINCIAS el día 25/03/2018 y en Diario SUR el día 26/03/18.
Copiado/pegado de Internet por Victoriano Orts Cobos.
Málaga 28 de marzo de 2018.

sábado, 24 de marzo de 2018

El 'Palacio celestial' se viene abajo

Recreación de la 'Tiangong-1'. Abajo, órbita de la estación china: puede caer en las franjas marcadas en verde y amarillo (estas últimas con mayor probabilidad).  /  CMSA/AEROSPACE
Recreación de la 'Tiangong-1'. Abajo, órbita de la estación china: puede caer en las franjas marcadas en verde y amarillo (estas últimas con mayor probabilidad). / CMSA/AEROSPACE

Una estación espacial china caerá dentro de dos semanas. El impacto de los restos puede producirse en cualquier lugar desde el Norte de España hasta Tasmania

L. A. GÁMEZ
Ocurrirá entre el 30 de marzo y el 6 de abril, y entre los 42,8º Norte y los 42,8º Sur. Es decir, en una amplia franja que abarca todo el globo terrestre desde la latitud de la costa cantábrica hasta la del extremo meridional de Tasmania (Australia). De momento, la Agencia Espacial Europea (ESA) no puede precisar donde caerán los restos de la estación espacial china 'Tiangong-1' tras una misión de más de seis años, cuatro más que los previstos.
La 'Tiangong-1' ('Palacio celestial-1') despegó en un cohete Larga Marcha 2F el 30 de septiembre de 2011 desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, en Mongolia Interior. Orbitaba nuestro planeta a entre 330 y 390 kilómetros, cayendo poco a poco por la gravedad y usando sus motores para recuperar altura. Es algo que hace periódicamente la Estación Espacial Internacional mediante los propulsores de alguna nave acoplada a ella. En 2016, China reconoció que había perdido el control de la 'Tiangong-1' y no iba a poder dirigir su reentrada.
De forma cilíndrica, 10 metros de longitud y 8,5 toneladas, la estación se ha utilizado tanto en misiones automáticas como tripuladas. Dada su órbita, es más probable que entre en la atmósfera sobre la mitad norte de España -o a esas latitudes en cualquier otro lugar- a que lo haga sobre Andalucía o a una latitud equivalente. En cualquier caso, los expertos dicen que la mayor parte de la nave se desintegrará y el riesgo de sufrir el impacto de restos que puedan sobrevivir es mínimo. «La probabilidad de ser golpeado por un fragmento de la 'Tiangong-1'es 10 millones de veces más pequeña que la anual de recibir el impacto de un rayo», explican desde la ESA, agencia encargada de coordinar la información sobre el regreso de la estación china. A día de hoy, no se conoce ningún caso de herido por la caída de basura espacial.
A mediados de enero, la 'Tiangong-1' estaba a solo 280 kilómetros de altura. Según la Administración Espacial Nacional China (CMSA), el viernes volaba a unos 237,8 kilómetros y ayer, a 229,3. La ESA asegura que hasta un día antes de la caída no podrá aventurarse en qué lugar del mundo impactarán los restos.
A pesar de que pueda parecer muy grande, la masa del complejo chino es similar a la de los dos satélites artificiales que, de media, caen cada mes de forma descontrolada. La 'Tiangong-1' está muy lejos del 'Skylab' de la NASA, con sus 74 toneladas y que regresó sin control el 11 de julio de 1979. El ingenio más pesado que ha vuelto a la Tierra es la estación soviética 'Mir', de 120 toneladas y que el 23 de marzo de 2001 se precipitó en el océano Pacífico de forma controlada.
****************************************************************************
Publicado en Diario SUR.
Copiado/pegado de Internet por Victoriano Orts Cobos.
Málaga 24 de marzo de 2018.